Fail fast, fail often

Cortesía de Live Life Happy

Cortesía de Live Life Happy

Si bien mi primer día de experimento fue todo un éxito, no puedo decir lo mismo de la primera semana. Mi plan era escribir todos los días y registrar cómo me sobreponía ante las situaciones cotidianas y al menos a partir del día 2 no lo hice. Debo confesar que lo olvidé. El primer día del experimento estuve muy atenta a las cosas que me pasaban para poder contarlas. Luego, los días siguientes me pasaron como si nada.

Aún cuando comento el poco éxito que tuve, no pretendo en ningún momento descalificar la experiencia. Son gajes del oficio. A veces somos muy tenaces y otras olvidadizos. A veces nos sentimos muy motivados, otras un poco tristes y sin ganas de trabajar. La vida es una constante montaña rusa. Se trata de ondulaciones, momentos de gran clímax y otros de gran depresión (no en el sentido literal de la palabra).

Por ello, no hay que darse por vencido… Second shot, here we go! Además, tengo dos motivos adicionales que me impulsan a continuar. Uno es que mi pareja y yo comenzamos lo que yo llamo Playground de adultos. Ese es otro experimento que expliqué hace un tiempo en mi blog. Brevemente, consiste en sacar tarjetas que pueden contener hábitos necesarios a formar, actividades personales a emprender, ayudas a otras personas y viajes. El propósito detrás de este juego es en cierta forma ayudarnos a abrirle espacio a las cosas importantes, tales como cuidarnos, entretenernos, etc., pero que por el corre corre del día a día y el trabajo constante, rara vez logramos hacer. En fin, esta semana nos tocó, dentro de las actividades personales a empezar, iniciar un proyecto que requiera escribir. Por su parte, estos últimos días he experimento bastante ansiedad dado que tiendo a ser controladora de las situaciones. Consecuentemente, ambas razones me motivan a estar consciente de los procesos, emociones y pensamientos que tengo, así como escribir sobre ellos y cumplir así con ambas metas.

Por su parte, hoy en día es muy común escuchar a aquellos que se dedican sobre todo a la innovación, hablar sobre failure. Se dice que aceptar el fallar nos lleva al éxito, a ser más abiertos y adaptables y a mirar las situaciones desde otra perspectiva. Así que como dice Betty Liu: “…get really good at failing.” De esta manera, lograremos cosas nuevas, como señaló Einstein.

 

Anuncios