Mi Spanglish

Cuando era pequeña, algunos de mis amigos a veces se ponían a hablar en inglés. Parecía más un alardeo que una simple práctica del idioma. A decir verdad, detestaba cuando eso pasaba.

Irónicamente, ahora me encuentro escribiendo un blog en español con gran interferencia inglesa. A lo mejor a algunos de ustedes les puede resultar un tanto molesto, así como me sucedía en mi infancia. Es por esto que he decidido escribir una entrada acerca de este tema.

Si bien de pequeña no me gustaban estas intereferencias, estudié en un colegio de doble currículo. Esto significa que las materias tradicionales que veíamos en español (tal como historia, castellano y similares) las cursábamos también en inglés. Más adelante, me gradué como Licenciada en Idiomas. El 90% de mi pensum de pregrado estaba diseñado en inglés. Se imaginarán mi Spanglish en aquellos tiempos. Y ahora me dedico a la traducción del inglés al español.

De alguna manera u otra, siempre he estado rodeada por el inglés. De hecho, de seguro alguien cercano les debe haber comentado cómo las expresiones a veces son más prácticas, concisas, o como se diría coloquialmente, suenan mejor en inglés que en español. Debo admitir que a veces me paso eso. Otras veces simplemente cuando intento decir algo en español, pienso en el equivalente en inglés y viceversa.

Ahora entienden por qué me gusta escribir con una mezcla de ambos idiomas. Sin embargo, hoy les traigo buenas noticias. Este post no es solo sobre mi Spanglish, sino como ese Spanglish puede ayudarnos a vivir amazed.

Un estudio reciente publicado en la revista Annals of Neurology muestra cómo hablar más de un idioma ayuda a que nuestro cerebro se mantenga en buen estado independientemente de la edad o momento en el que lo aprendimos. En otras palabras, retrasa el deterioro cognitivo (principalmente deterioro de la memoria, atención, etc.). Esto se complementa con otras investigaciones, donde se ha demostrado que nuestro cerebro puede regenerarse cuando aprendemos algo nuevo que requiere de esfuerzo mental. Por ende, podemos crear nuevas neuronas a lo largo de los años. Así que, la próxima vez que cuestionemos a alguien que habla otro idioma, recordemos que es hora de aprender esa lengua que siempre quisimos hablar. No solo podremos sorprendernos de todo lo que somos capaces de aprender y lograr a raíz de ese aprendizaje, sino que además, estaremos ayudando a nuestro cerebro a que llegue en mejores condiciones a medida que avanzamos en edad.

Los invito a tener entonces una vida mental intensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s