Lo que no puede faltar

Hasta ahora, me he concentrado en cómo podemos darle espacio a las cosas que realmente nos importan. Les he mostrado experimentos y pequeñas maneras de acostumbrarnos a ver la belleza en nuestro alrededor. De hecho, es curioso que hoy leí en un blog que sigo sobre un experimento de los 100 días de felicidad. Fue iniciado por un ucraniano y al parecer consiste en enfocarnos en las cosas buenas y que nos hacen feliz durante 100 días continuos. Luego, compartes fotos de esas cosas, momentos o experiencias por diversos medios disponibles. Pues, casualmente, hoy les traigo dos maneras simples para ayudarnos a capturar esos pensamientos, momentos, experiencias que valen la pena recordar. En la casa y cada vez que salgas, lleva contigo estas dos cosas: un cuaderno (pequeño es recomendable) y una cámara (no tiene que ser una Nikon D5300, es decir, con una simple cámara basta, inclusive la del celular).

notebookDe esta manera, podrás anotar todas esas ideas increíbles que se te ocurren en tus momentos de mayor inspiración. Pueden ser futuros proyectos, metas, sueños, etc. Después, podrás ponerte a trabajar en ellos y así dedicarte a darle valor y significado a tus días. Asimismo, no dejes de tomar fotos a todo lo que cautive tus ojos. La inspiración es una herramienta poderosa para conseguir lo que te propones, para hacer tus sueños realidad y llenar tu vida de color.camera

Así que recuerda, cuaderno y cámara. ¡No salgas sin ellos! Te asombrarás de todo lo que puedes descubrir.

Playground para adultos

Antes de comentarles sobre el tema del post de hoy, quisiera hablar brevemente sobre qué pasó con el título del blog. Como pueden darse cuenta, cambió. Ya no es Live Amazed, sino Wonder. La razón del cambio se debe a que descubrí que existía otro blog con el nombre que yo había elegido, y aún cuando no trataba los mismos asuntos, consideré pertinente modificarlo. Sin embargo, el contenido del blog y su objetivo siguen siendo los mismos.

Ahora entremos en materia. La entrada de hoy se titula Playground para adultos. Lo que vengo a mostrarles es un experimento que estoy haciendo en casa con mi pareja. Como les he comentado en varias oportunidades, es usual que dejemos en segundo plano nuestros sueños, metas, proyectos y cuidados. Ya sea el trabajo, estudios o cualquier otra responsabilidad, siempre encontramos una actividad por hacer más urgente que nuestros asuntos personales. No obstante, nuestro cuerpo y mente también necesitan de nuestra atención. No solo se la merecen, sino que suelen pedírnosla a gritos.

El experimento se ve así:

Foto1Como pueden ver en la imagen, consiste simplemente en una cartulina con cuatro sobres. Cada sobre contiene fichas o tarjetas de papel adentro. Les cuento cómo funciona. La idea es encontrar categorías de actividades que deseemos emprender, pero que sin un poquito de ayuda, no solemos darle espacio en nuestro calendario. En nuestro caso, nuestras categorías son: feed, start, bitácora y 1+1=11.

Feed: cada papel que insertamos en este sobre contiene lo que yo llamo hábitos necesarios. Son esos pequeños y grandes cuidados que necesitan nuestro cuerpo, mente y espíritu. Por ejemplo, encontramos cosas como hacer ejercicios, tomar agua regularmente, cuidados de la piel, entre otros. Dado que según los psicológos, un hábito se forma entre 21 y 30 días, debemos sacar un papel el primer día de cada mes. Así, hacemos esa actividad durante ese mes y lo convertimos en hábito. Al mes siguiente, sacamos otra tarjeta y ahora tenemos dos actividades que realizar, el hábito anterior y la nueva meta.

Start: este sobre contiene todos aquellos proyectos personales fuera del trabajo o estudios que queremos iniciar. Por ejemplo: escribir un blog o libro, etc. Si bien escribir un libro no es algo que se hace en una semana, podría sacarse una nueva tarjeta cada domingo para ir adelantando poco a poco los proyectos. Sin embargo, el tiempo entre tarjeta y tarjeta puede variar según las necesidades.

Bitácora: esta es la categoría tal vez más compleja y a la vez más divertida. Aquí colocamos tarjetas con el nombre de todos los países del mundo. La idea es sacar una tarjeta una vez al año e irnos de vacaciones a ese destino. Puede que salgan lugares tan exóticos que a lo mejor son muy caros. Eso no es problema. La meta es ahorrar hasta que se pueda viajar a ese destino y una vez logrado, elegir uno nuevo.

1+1=11: este último sobre comprende actos de solidaridad con quienes nos rodean. Pueden haber tarjetas con algo tan simple como sonreir hasta ser voluntario en alguna causa o proyecto social. Nosotros decidimos sacar una tarjeta de esta categoría cada 3 meses y la idea es participar en estas actividades tanto como podamos durante ese período.

Como pueden ver, este juego de adultos busca abrir espacios no para lo urgente, sino para lo importante. Al parecer, a nosotros los adultos nos es más fácil actuar cuando establecemos fechas en nuestra agenda. Te invito a que crees tu propio experimento y te motives a hacer ahora lo que siempre has dejado para después.

Mi Spanglish

Cuando era pequeña, algunos de mis amigos a veces se ponían a hablar en inglés. Parecía más un alardeo que una simple práctica del idioma. A decir verdad, detestaba cuando eso pasaba.

Irónicamente, ahora me encuentro escribiendo un blog en español con gran interferencia inglesa. A lo mejor a algunos de ustedes les puede resultar un tanto molesto, así como me sucedía en mi infancia. Es por esto que he decidido escribir una entrada acerca de este tema.

Si bien de pequeña no me gustaban estas intereferencias, estudié en un colegio de doble currículo. Esto significa que las materias tradicionales que veíamos en español (tal como historia, castellano y similares) las cursábamos también en inglés. Más adelante, me gradué como Licenciada en Idiomas. El 90% de mi pensum de pregrado estaba diseñado en inglés. Se imaginarán mi Spanglish en aquellos tiempos. Y ahora me dedico a la traducción del inglés al español.

De alguna manera u otra, siempre he estado rodeada por el inglés. De hecho, de seguro alguien cercano les debe haber comentado cómo las expresiones a veces son más prácticas, concisas, o como se diría coloquialmente, suenan mejor en inglés que en español. Debo admitir que a veces me paso eso. Otras veces simplemente cuando intento decir algo en español, pienso en el equivalente en inglés y viceversa.

Ahora entienden por qué me gusta escribir con una mezcla de ambos idiomas. Sin embargo, hoy les traigo buenas noticias. Este post no es solo sobre mi Spanglish, sino como ese Spanglish puede ayudarnos a vivir amazed.

Un estudio reciente publicado en la revista Annals of Neurology muestra cómo hablar más de un idioma ayuda a que nuestro cerebro se mantenga en buen estado independientemente de la edad o momento en el que lo aprendimos. En otras palabras, retrasa el deterioro cognitivo (principalmente deterioro de la memoria, atención, etc.). Esto se complementa con otras investigaciones, donde se ha demostrado que nuestro cerebro puede regenerarse cuando aprendemos algo nuevo que requiere de esfuerzo mental. Por ende, podemos crear nuevas neuronas a lo largo de los años. Así que, la próxima vez que cuestionemos a alguien que habla otro idioma, recordemos que es hora de aprender esa lengua que siempre quisimos hablar. No solo podremos sorprendernos de todo lo que somos capaces de aprender y lograr a raíz de ese aprendizaje, sino que además, estaremos ayudando a nuestro cerebro a que llegue en mejores condiciones a medida que avanzamos en edad.

Los invito a tener entonces una vida mental intensa.