Vacaciones

Hoy tenía en mente hablarles de otro tema. Sin embargo, dado que acabo de terminar mis proyectos del posgrado, decidí tomarme lo que queda de semana para despejar la mente y descansar. 

La semana pasada hablaba del sentimiento de culpa que surgía cuando nos dedicábamos tiempo y esfuerzo. Pues hoy, con o sin remordimiento, me tomo un tiempo para mí. After all, después de tanto trabajo, todos nos merecemos unas vacaciones. Es más, esta es otra manera de vivir amazed. Muchos aprovechan las vacaciones para ir de viaje y conocer nuevos sitios o visitar los ya conocidos. Otros, se dan un espacio fuera de la rutina y el estrés. Cualquiera que sea la forma en que tomes tus vacaciones, es una oportunidad para reconectarte con lo que pasa a tu alrededor y descubrir las maravillas que se te ofrecen.

Si estás próximo a tomar vacaciones, disfruta, descansa, aprecia y agradece para que puedas regresar con energía para seguir adelante.

 

Anuncios

Feeling guilty when living amazed?

Desde hace unos días, he estado leyendo por segunda vez el libro publicado por Whitney Johnson, que se titula “Dream, Dare, Do“. Se los recomiendo con los ojos cerrados. Este libro me ha hecho reflexionar sobre algunas cosas, entre ellas, la culpabilidad. Parece ser que es algo que nos pasa más a las mujeres que a los hombres. Puesto que solemos dedicarnos a ayudar a los demás, a veces nos descuidamos a nosotras mismas. Le dedicamos tiempo y dinero a los sueños de otros, hijos, parientes, parejas, etc. y dejamos nuestros sueños e intereses en un segundo plano. Lo más curioso, es que cuando decidimos ser protagonistas de nuestras historias, explorar nuestra voz, cuidarnos y consentirnos, nos sentimos culpables por darnos ese tiempo y dedicación. Leía un testimonio de una mujer que durante toda su vida se había dedicado a aprovechar las oportunidades de su vida. Eso la había llevado a vivir en muchos países y realizar diversas actividades. Siempre había procurado en cierta forma estar justo donde quería estar y hacer justo lo que quería hacer. Me recuerda a ese discurso famoso de Steve Jobs, cuando decía que si uno se levantaba todas las mañanas y se miraba en el espejo, y no estaba a gusto con lo que veía, algo había que cambiar. Me parece que esta mujer debe haberse visto en el espejo y decir: Steve, lo logré. Parece ser alguien que no le teme al riesgo y alguien que busca siempre desafiar su zona de confort. Resulta un tanto irónico que pudiera decir esto: “…sin duda, mi mayor obstáculo es el remordimiento…” (Mi traducción, Johnson, 2012, p. 58).

Si te sientes identificado con este sentimiento de culpa cada vez que decides hacer algo por ti, te recomiendo que sigas adelante. Entrena poco a poco a tu mente y dile que tú también vales, que tus sueños también cuentan y que para ayudar a los demás, tienes que empezar por ayudarte a ti misma(o). No te des por vencida(o). No descartes tus sueños y metas. ¡Atrévete y hazlo!

Imagen

The New Big

En la entrada anterior, les comentaba lo importante que era atender aquellas cosas que son significativas para ti y no solo lo urgente de tu agenda. Lo significativo puede ser desde un proyecto o sueño que siempre has tenido en mente, como el disfrutar de pequeñas cosas. Hoy les traigo uno de esos pequeños detalles que puede cambiar tu forma de vivir el día.

Montaña nevada

 

Tal como dice el refrán: “Tras la tormenta viene la calma”. ¿No es divino después de días de lluvia, asomarse por la ventana y tener una vista como esta foto que les coloqué? Después de días grises, disfrutar del sol puede ser una experiencia encantadora, más para los que vivimos con estaciones. ¿Qué tal asomarse y ver cómo la nieve empieza a cubrir todas las montañas? Definitivamente, un paisaje maravilloso.

Te invito a que observes y encuentres a tu alrededor algún elemento que te llame la atención de forma positiva. Puede ser alguna flor u objeto de la naturaleza, puede ser el paisaje o cualquier otra cosa que te inspire, que te lleve a estar agradecido por este nuevo día, que te dibuje una sonrisa en la cara y te entregue las energías necesarias para emprender tu jornada con todos los ánimos.

 

¡Bienvenidos!

Siempre he querido tener un blog. Lo he intentado en varias oportunidades, tal vez no del todo exitosas. Creo que este mismo blog lo he borrado e iniciado al menos dos veces. Como dicen: la tercera es la vencida. Maybe, me ha faltado considerar lo que señala Yoda: “Do or do not, there’s no try”. Así que aquí vamos, sin intentos, sino con acciones.

¿Por qué el título Live Amazed? ¿Te ha pasado que te levantas todos los días y haces las mismas actividades siempre? En otras palabras, ¿sigues una rutina diaria? ¿A veces no te cansas de hacer lo mismo? Aún cuando te guste lo que hagas, sea trabajo o estudios, ¿no quisieras un momento fuera de las obligaciones, for a change?

Usualmente, nos encontramos cumpliendo con los deberes del día a día, aquellas actividades urgentes. ¿Y qué hay de aquellas actividades importantes, tus sueños, proyectos, metas? ¿No te parece que casi siempre quedan relegados a un segundo puesto? Nuevamente, lo urgente vs. lo importante.

Mientras te concentras por ser un working machine, añoras tomarte unas vacaciones o añoras querer hacer esto o aquello. Tu respuesta a eso usualmente debe ser, ¡no tengo tiempo! ¿Alguna vez lo tendrás? Ciertamente, si no haces tiempo, no, no lo encontrarás. Tal vez, debas preguntarte qué cosas son prioritarias en tu vida.

Así nace Live Amazed, como un espacio para compartir lo que importa, no lo que es urgente; un espacio para conversar y descubrir desde aquellas cosas pequeñas y hasta grandes que hacen de nuestro día, un día diferente. Son todas aquellos aspectos que pasamos por alto y que de considerarlos, podríamos disfrutar y llevar una vida más plena y balanceada.

So, ¿qué eliges tú: trabajar para vivir o vivir para trabajar? He aquí la clave de qué significa vivir plenamente, en busca de lo sorprendente, en busca de lo inesperado, en busca de oportunidades. Observa tu alrededor y de seguro encontrarás muchas cosas que te asombrarán.